Javier, entrevista y vivencias

Españoles en Tailandia

¡Bienvenidos todos y todas!

Mi nombre es Javier y soy un nómada solitario y viajero empedernido que un día decidió abandonar su vida organizada y predecible para vivir aventuras alrededor del mundo y huir de la rutina.

Españoles en Tailandia

Españoles en Tailandia, JAVIER

 

Nombre:  Javier

Edad: 32

Estudios: Traducción e Interpretación; Máster en Traducción Médica; Máster en Tecnologías de la Información y la Comunicación; Arte Dramático; Conservatorio de Canto y Piano

¿Qué Paises has visitado? España, Portugal, Francia, Andorra, Mónaco, Ciudad del Vaticano, Italia, Suiza, Austria, Bélgica, Holanda, Alemania, Dinamarca, Finlandia, Suecia, Noruega, Reino Unido, Irlanda, Turquía, Indonesia, India, Tailandia, Singapur, Malasia y Laos.

¿En qué paises has vivido? España, Reino Unido, Alemania, India y Tailandia.

¿En que Paises has trabajado? España, India y Tailandia.

¿De que has trabajado en cada país? Profesor de inglés y español, profesor de música, músico y actor.

¿En que país has encontrado trabajo con más facilidad? La verdad es que soy una persona con suerte, nunca me ha costado mucho encontrar trabajo. Cruzo los dedos para que siga así!

¿cual es la cultura que más te atrae? no me atrae una cultura sino LA cultura, en general, de cualquier lugar. Me encanta observarla desde dentro y aprender todo lo que pueda de ella, tanto que a veces me llego a comportar como la gente local. Para ello lo primero que hago al llegar a un país es estudiar intensivamente el idioma.

¿cual es la cultura con la qué es más fácil la convivencia? todas son fáciles si sabes adaptarte a su forma de pensar y a sus tradiciones, y sobre todo hay que saber respetarlos y tener muy claro lo que no se debe hacer. Probablemente India sea uno de los países más complicados a ojos de mucha gente, aunque yo amo India y a su gente.

¿Ocurrió algo en tu vida para lanzarte a esta aventura? Siempre he viajado todo lo que he podido: era mi pasión. Después de un verano en Indonesia recorriendo sin parar, no quería volver a España y ahí me di cuenta de que esa era la manera como quería vivir mi vida. Volví a España y después de un año, decidí que había llegado el momento. Dejé mi trabajo y mi piso, vendí y regalé prácticamente todo lo que tenía, doné sacos de ropa, me despedí de mi familia y amigos y, con muy pocos ahorros, me fui. El objetivo: vivir como nómada trabajando en cada lugar para poder seguir viajando indefinidamente.
¿qué es lo que más valoras de tu actual situación de cambio constante? Yo soy alérgico a la rutina. Me mata. Viví en Barcelona, me asenté, conseguí una buena posición como traductor y lo dejé todo para irme a Madrid y empezar una nueva vida como actor y músico. Llegué bastante alto decidí dejarlo todo para conocer mundo y no estancarme nunca. Y si no he alcanzado la felicidad plena, debo de estar muy cerca, jeje.
¿no te apena estar constantemente despidiendote de las personas que vas conociendo por el camino? Sí, esa es la parte más dura. Además yo soy una persona muy afectiva que cojo mucho cariño a la gente y me suelen coger mucho cariño, así que las despedidas se hacen todavía más duras, con lágrimas y vivencias muy especiales.
¿tienes pensado volver en un futuro no muy lejano o crees que quizas eligas alguno de los paises que has visitado para echar raices? pues espero que ni lo uno ni lo otro. No quiero volver y no tengo intención de asentarme. Fantaseo con vivir así toda mi vida. Hay muchos países por descubrir y a una media de 4 o 5 por año, me temo que me va a llevar toda la vida.

¿El alma del viajero nace o se hace?
Por supuesto, la idea de convertirse en nómada alrededor del mundo no surge de la noche a la mañana. Es posible que uno fantasee con la idea, pero el deseo real se va gestando en el interior del viajero durante un período en el que éste viaja todo lo que puede y acumula vivencias hasta que un día decide que necesita vivir el resto de su vida de ese modo. Obviamente, no será el resto de su vida, puesto que tarde o temprano el cuerpo le pedirá asentarse.
Resulta paradójico cómo el mundo va progresando a pasos de gigante y, sin embargo, algunas personas nos negamos a adaptarnos a ese cambio. En su lugar, queremos retroceder en el tiempo a la época en que el hombre vivía como nómada. Está claro que adaptarse a las nuevas tecnologías y a una vida de lujos no es tan complicado; de hecho, es muy sencillo. Lo que ocurre es que de esta manera nos sentimos menos libres y eso es precisamente lo que pretendemos cambiar lanzándonos al nomadismo.
Todavía recuerdo cómo me sentí cuando empecé a vender mis pertenencias en Madrid a precio regalado para conseguir algo de dinero y, en el fondo, también para despojarme de cargas materiales. En ese momento pensaba que podría arrepentirme más adelante, ya que ciertos bienes tenían un significado muy especial para mí. A día de hoy puedo decir que no me arrepiento en absoluto. Me siento libre y sin cargas. De hecho, viajo con una mochila en la que sólo llevo algo de ropa, un saco de dormir, un botiquín-neceser, una linterna, una cuerda, unas tijeras y poco más. Aun así, uno va adquiriendo nuevos artículos, ya sean de compra, como prendas locales -que por cierto resultan muy cómodas ya que están perfectamente adaptadas al clima de la zona y además nos ayudan a integrarnos en sus costumbres y a camuflarnos entre ellos- o bien obsequios de personas con las que nos cruzamos en el camino. El resultado es que de nuevo sentimos demasiadas posesiones y de vez en cuando también tenemos que regalar cosas a la gente que vamos conociendo para aligerar el equipaje.

¿Qué pretendes conseguir con esto? Entiendo que cada uno tendrá sus propias razones, pero en mi caso –y creo que es algo generalizado– buscaba conocer gente distinta, aprender de ellos y así conocerme a mí mismo y mejorar; ver con mis propios ojos lo que antes vi en documentales, como animales y plantas, edificios y monumentos, danzas y cánticos, playas y montañas; percibir vida y muerte, paz y guerra, libertad y represión; experimentar cómo se vive en distintos países, abrir los ojos al mundo real, descubrir que la prensa no nos cuenta toda la verdad sobre el mundo; aprender de las historias de los lugareños y reconstruir la historia a partir de ruinas y fósiles; sentirme Colón o Magallanes, Rodríguez de la Fuente o Frank de la jungla…
¿Y por qué estoy escribiendo esto? Es curioso. Llevo meses viajando y escribiendo pero hasta ayer no comprendí realmente por qué necesitaba compartir los frutos de mi viaje. En mi vida he estudiado muchas cosas distintas: me licencié en Traducción e Interpretación con dos másteres en Traducción Médica y Tecnologías de la Información, completé el Conservatorio de piano y canto, estudié Arte Dramático, me formé en danza clásica y moderna, hice un curso de entrenamiento de mamíferos acuáticos, me saqué la licencia de Patrón de Embarcaciones de Recreo, me matriculé en Físicas, estudié Astronomía, me formé en Logopedia por mi cuenta, practiqué yoga y tai chi, fui cinturón azul de karate, aprendí 10 idiomas y 5 instrumentos por mi cuenta, etc. Pero algo que siempre hice fue enseñar todo lo que sabía a la gente que me rodeaba y a mis alumnos de cualquier disciplina. Siempre he sido maestro y esa es mi mayor devoción. En mis viajes he sido profesor de varias cosas y he enseñado muchas de ellas de forma desinteresada, aunque siempre he obtenido algo maravilloso a cambio: siempre he aprendido mucho de las personas a las que he enseñado. Lo que ocurre es que al parecer en la vida hay que elegir una sola carrera, pero yo no estoy dispuesto a renunciar a nada, así que supongo que he encontrado en la escritura el modo de compartir todos esos conocimientos y no limitarme a un solo ámbito, ya que la escritura no es un campo de estudio en sí misma sino que es un medio en el que es posible aunar los diferentes campos del conocimiento, es decir, que me permite mezclar a mi antojo todos mis intereses.
Espero que esta obra sirva como referencia a todas las almas viajeras que, como yo, decidan lanzarse al nomadismo; a aquellas personas que por algún motivo no pueden o quieren hacerlo, pero que fantasean con la idea y desean vivirlo a través de los ojos de otro viajero para luego jugar con su imaginación; a aquellas personas que simplemente disfrutan con una buena historia de aventuras o aprendiendo cosas sobre nuestro pequeño gran planeta, su geografía y sus gentes. A todas esas personas, sólo me queda desearles: ¡buen viaje!

Actualmente me encuentro en Koh Samui (Tailandia). Llevo 6 meses viajando y, si todo va bien -y siempre y cuando vaya encontrando la manera de mantenerme-, espero que todavía me quede mucho por vivir.

Mi vida actualmente está llena de vivencias: he tocado tigres y serpientes, he viajado en camello y en elefante, he visto amaneceres increíbles, me he reído a muerte, etc., pero lo más importante es un proyecto de recopilación de todas estas experiencias y muchas más para la posterior elaboración de un libro de viajes. El proyecto se llama “Érase una vez el mundo” y podéis visitarlo en El mundo segun Javier

En esta página pretendo compartir con vosotros todas mis vivencias, no sólo las de los últimos meses, sino también de viajes que he hecho anteriormente. Además, se trata del proyecto de un libro de viajes que un día espero llegar a publicar.

“Érase una vez el mundo” no está estructurado en orden cronológico, así que no os preocupéis por no haber leído todo lo anterior cuando os apetezca leer una historia concreta. ¡Leedla sin más! Cada día describo los recuerdos que me pasan por la cabeza, ya sean del día anterior o de hace cuatro años.

Todo esto escrito desde el corazón, con total sinceridad e imparcialidad -en lo posible- para ayudaros a descubrir este nuestro mundo común que tantas caras distintas presenta.

Saludos viajeros,
Javier

Españoles en Tailandia


4 Responses to Javier, entrevista y vivencias

  1. maria says:

    Bienvenido a nuestro mundo Javi, al mundo de los viajeros incansables.

  2. Milagros says:

    Hola, soy Milagros, de Madrid. También soy viajera incalsable, y ultimamente estoy dandole vueltas a la idea de ir una temporadita a
    Tailandia. Mi idea es dar clases de Yoga en algún centro que puedan contratarme a turistas españoles. Qué os parece??? Creeis que tengo posibilidades. Llevo 13 años dando clases en España, y hablo algo ingles. Bueno, saludos, me gusta vuestra pagina

  3. Enara says:

    Hola, soy una chica de 26 años que vive en San Sebastián. Harta de la rutina estoy planteando irme a vivir a koh tao o koh samui… No se sí me podrías ayudar un poco sobre todo en tema de trabajo…tengo entendido que sí no estas trabajando a los 3 meses tienes que volver…
    He estudiado educación infantil, mi inglés es medio y llevo tres años trabajando en una compañía de seguros… Crees que puede a ver posibilidades..? Muchas gracias mi email es: enara_wason@hotmail.com

WordPress SEO